Salud y bienestar para niños de la capital

Posted Jueves mayo 19, 2016 by fernando.romero.morales@udla.edu.ec

vinculación_gastronomía

Docentes y estudiantes de Gastronomía capacitan a maestras y padres de familia de un Centro Infantil del Buen Vivir, para mejorar la alimentación de los niños y corregir su estilo de vida nutricional.

Este proyecto de Vinculación con la Comunidad inició en el 2014, en un Centro Infantil del Buen Vivir, Distrito Norte de la Zona de Planificación 9. Los Centros de Buen Vivir son administrados por el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), y tienen su objetivo mejorar la calidad nutricional de los niños y corregir sus hábitos alimenticios.

El proyecto busca mejorar el estado nutricional y de salud de los niños que asisten a los Centros Infantiles del Buen Vivir en la Zona de planificación 9, mediante la aplicación de técnicas culinarias y sanitarias para garantizar su adecuado desarrollo.

“El objetivo del proyecto es que 5.742 niños mejoren su estado nutricional. A través de la capacitación a 745 maestras, 85 coordinadoras y 210 trabajadores del servicio de alimentación”, mencionó Luz Dary Ulloa, coordinadora de Vinculación con la Comunidad de la UDLA.

Las educadoras, coordinadoras y trabajadores de del servicio de alimentación, posteriormente son los encargados de replicar el conocimiento adquirido con los padres de familia del centro infantil.

El proceso que sirvió para evaluar el cumplimiento del objetivo del proyecto, se lo realizó luego de examinar el estado nutricional de los niños y posteriormente se hizo una nueva evaluación, que sirvió para confirmar una mejora en el 80 % de la nutrición de los chicos.

Las capacitaciones a maestras, coordinadoras y trabajadores del servicio alimenticio, se las hacía los fines de semana en el centro y una capacitación quincenal en los laboratorios de la UDLA. En este proyecto están involucrados 12 docentes y 180 estudiantes desde cuarto a octavo semestre de Gastronomía.

Para el nuevo convenio firmado con el Ministerio de Inclusión Económica y Social, se espera que el número de beneficiaros aumente para maximizar el impacto.

“En el evento de la firma del nuevo convenio con el MIES, también se entregó los certificados de aprobación para las educadoras del Centro Infantil del Buen Vivir. Lo que pretendemos con esto es implementar este proyecto a nivel nacional”, comentó Luz Dary Ulloa.

La firma del convenio se realizó el pasado 18 de noviembre en CIESPAL. La UDLA capacitará a educadoras, coordinadoras y trabajadores alimenticios de un nuevo Centro Infantil del Buen vivir del sector norte de Quito, desde el próximo año.

Impresiones

“Este proyecto me ha ayudado a preparar con más cuidado la comida de los niños a los que servimos, ahora vemos que los niños comen con más gusto, porque hemos aprendido a hacer preparaciones, no solo nutritivas sino también deliciosas, el Chef Carlitos nos enseñó con mucha paciencia cómo preparar los alimentos para que sean deliciosos y no se pierdan los nutrientes, y la Doctorita nos enseñó a hacer buenas combinaciones en los menús de los niños. También nos enseñó a manejar de mejor manera las compras y los costos para que nuestros servicios de alimentación sean buenos”, acotó Carmen Ushiña Flores, trabajadora de Servicio de Alimentación.

“En el proceso de levantamiento de la información se constató la falta de procesos gastronómicos adecuados en la preparación de la alimentación de los niños, lo que afectaba directamente la calidad de vida de los mismos ya que por falta de técnicas de higiene los cuadros diarreicos habían incrementado y el estado de salud de los niños se comenzaba a ver afectado. Es así como se identificó la problemática que afectaba a ese sector vulnerable”, contó Andrea Aleaga, docente de Gastronomía y responsable del área de vinculación de la carrera .

“El cómo ha aportado este proyecto a mi vida profesional es invaluable, porque al estar en contacto con las señoras de los catering de los CIBV (Centros Infantiles del Buen Vivir), ellas han compartido conmigo conocimientos y experiencias de sus microempresas. Ser testigo del tesón y fortaleza de estas señoras, quienes trabajan por llevar el pan a sus hogares, el ver de cerca cómo con recursos limitados el ser humano se vuelve una potencia en creatividad sacando a delante lo que emprende; y lo más hermoso, ver cómo la Gastronomía es una profesión tan noble que puede ser ejercida por personas de escasos recursos económicos para la superación de la pobreza” puntualizó Doris González, docente de Gastronomía.

“La retroalimentación después de las visitas de evaluación a los centros donde las personas ya fueron capacitadas, el responder a dudas, el reafirmar conceptos y proceso que el personal de cocina y servicio supo comunicar, transmitía que todos ejercían su labor de manera más profesional, incluso, Algunos nos contaron que su plan era crecer y servir a más personas”, finalizó Gabriel Mena, docente de Gastronomía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *