Apoyo, desarrollo y pasión por lo que hacen

Posted Jueves mayo 19, 2016 by fernando.romero.morales@udla.edu.ec

Apoyo, desarrollo y pasión por lo que hacen

Los estudiantes de la Carrera de Educación Inicial Bilingüe trabajan con niños y adolescentes del sector de Guayllabamba, para mejorar el desempeño lógico numérico, a través de una metodología didáctica alternativa.

La Carrera de Educación Inicial Bilingüe inició en marzo del 2015 el proyecto de Vinculación con la Comunidad denominado ‘Mejoramiento del desempeño lógico matemático’ de los estudiantes de Educación General Básica de la Unidad Educativa Municipal San Francisco de Quito (UEMSFQ) de Guayllabamba.

En la primera fase del proyecto, se realizó el levantamiento de la información a través de la aplicación de test aplicados a una muestra representativa de niños de los primeros y los décimos años de educación básica.

En la segunda fase, a partir de la obtención de la línea base, se seleccionó a un grupo de estudiantes de primero a quinto grado de básica, que tenían bajo rendimiento en las asignaturas de matemáticas y de lenguaje, para trabajar de forma individual en el fortalecimiento de las habilidades necesarias para el desarrollo del pensamiento lógico, utilizando material alternativo y tecnológico.

“Hay un número elevado de niños con dificultades de aprendizaje, los mismos que no son atendidos por la institución ni los docentes. Se estableció la importancia de apoyar pedagógicamente a esta población infantil, con recursos y metodología didáctica, acorde a sus necesidades y situándose en el contexto. De esta forma, se conformó un grupo de docentes que planifiquen y lleven a cabo actividades con las estudiantes que forman parte del proyecto”, indicó Ruth Lalama, docente de Educación Inicial Bilingüe.

Este proyecto busca lograr un diagnóstico situacional sobre la realidad del desarrollo del pensamiento lógico en los niños de primero y décimo de básica de la UEMSFQ. También se trabaja una actualización y aplicación de metodologías alternativas para el desarrollo del pensamiento lógico en los estudiantes de educación básica. Y finalmente, se pretende mejorar del desempeño en el aula de clases de los docentes de matemática a través del uso de material didáctico y tecnológico.

Son 39 estudiantes y tres docentes de la Carrera de Educación Inicial Bilingüe y de la Carrera de Psicopedagogía, quienes acuden a la Unidad Educativa Municipal ‘San Francisco de Quito’ para trabajar con los niños, los martes y miércoles de 14:00 a 16:00, y el jueves de 8:00 a 11:00 y de 14:00 a 16:00.

“Personalmente la ejecución de este proyecto aporta notablemente en mi formación profesional, debido a que me permite interactuar con niños con diferentes problemas pedagógicos, y de ésta manera adquirir conocimientos, sobre todo en cómo ayudar a potenciar ciertas áreas del desarrollo con las cuales se tiene dificultad. También me ayuda a darme cuenta de lo gratificante que es el poder trabajar con niños, y me acerca a mi vida profesional futura, adquiriendo así conocimientos que me serán de mucha ayuda”, contó Andrea Burgos, estudiante de Educación Inicial Bilingüe.

“Mi aporte creo que ha mejorado la calidad de vida de la gente, porque al ayudar a niños con diferentes problemas hace que ellos se sientan importantes dentro de lo que hacemos, ya que se sienten queridos y no frustrados. Dentro de esto creo que he motivado y he ayudado un poco a que los niños se sientan con ganas de seguir adelante, más que todo que sientan que pueden y que son iguales a todos los niños, que con ganas todo se puede lograr no importa todos los obstáculos que se presenten. Estoy feliz de haber participado en este proyecto, ya que no solo me sirve en mi formación profesional, si no que a mi formación como ser humano y esto es lo que más vale en la vida”, acotó Melania Figueroa, estudiante de Psicopedagogía.

Los beneficiarios directos del proyecto son aproximadamente 1.300 niños y jóvenes que viven en la población de Guayllabamba o sus alrededores, y que estudian en la Unidad Educativa Municipal San Francisco de Quito. La edad de estos niños y jóvenes oscila entre los cinco y 18 años. Están distribuidos en dos grupos aproximadamente, 1.000 de ellos en Educación General Básica y 300 en Bachillerato.

“Las profesoras me ayudan con los deberes, me explican, son buenas y siempre nos hablan con cariño. Me explican cosas de matemáticas que no puedo mucho y tengo más amigos. Me encanta venir, mi mami también está más contenta porque antes se enojaba conmigo porque no entendía bien los deberes, ahora puedo un poquito más”, manifestó Leonela Esmeralda, estudiante de nueve años de la UEMSFQ.

“El que mi hijo participe de esto me ayuda mucho pues llegamos de Guayaquil buscando trabajo, mi marido y yo llevamos varios meses sin empleo. Mi hijo nació sin un ojo y en el otro tiene pérdida visual. En el colegio no me lo ayudaron y él no sabe leer ni escribir bien. Yo no le puedo ayudar. Me dijeron que aquí le pueden enseñar, que aquí vienen las licenciadas. Desde el principio me han ayudado, mi hijo viene feliz. Las profesoras le están igualando en el conocimiento”, finalizó Erika Quiñónez, madre de un niño beneficiado y ama de casa.

Este proyecto beneficia indirectamente a 36.000 personas que viven en Guayllabamba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *